Una herramienta para adentrarse en el corazón literario de las ciudades. Artefactos para recorrer los escenarios de las más grandes aventuras literarias.

Mapas, desplegables exhaustivos y cuadernos en papel, ampliados con mapas interactivos y ediciones digitales en versión original.

La guía definitiva de la bohemia
vista y comentada por Valle-Inclán

El Madrid absurdo, brillante y hambriento de Luces de Bohemia se despliega aquí y le invita a recorrer sus calles en compañía del mismísimo Max Estrella.

El poeta loco, ciego y furioso, apura su última noche seguido por su corte de bohemios, Hamletos y algún que otro cráneo previlegiado. Una butaca de primera fila para descubrir, además de los lugares del esperpento, los cafés cantantes, los estrenos y disputas de los teatros de variedades y las ingeniosas crónicas de la prensa de la época.

La pujante Barcelona de la Bolsa, las fiestas de la alta sociedad y el Liceo

A finales del siglo XIX Barcelona vive días de esplendor económico. La ciudad asiste al nacimiento de una nueva clase social, una élite de nuevos ricos que ven cómo sus finanzas se incrementan rápidamente. Adoran el lujo y hacen gala de su recién estrenada posición lanzándose a la ostentación y los excesos antaño reservados a la aristocracia.

Narcís Oller retrata como nadie esa sociedad de la especulación bursátil y los delirios de grandeza en La Febre d’Or, una de las mejores novelas de la literatura catalana de todos los tiempos.

Edición en catalán

La Granada de la luz y del rumor descrita por Federico García Lorca

«Me gusta Granada con delirio pero para vivir en otro plan, vivir en un carmen, y lo demás es tontería. Vivir cerca de lo que uno ama y siente. Cal, mirto y surtidor».

Un viaje a través de las cartas, los poemas y las conferencias que Federico García Lorca dedicó a su ciudad. Una completa cronología de los días granadinos del poeta que abarca desde los lugares donde vivió o los teatros donde estrenó sus obras a todos los detalles acerca de su dilatada vida social y cultural.

El viaje que cambio la poesía

En 1929 Federico García Lorca atraviesa una profunda crisis personal, distanciado de Buñuel y Dalí, y abatido por una ruptura sentimental. En primavera embarca junto a Fernando de los Ríos en dirección a América. Su primera parada Nueva York.

«Nueva York es terrible. Algo monstruoso. A mí me gusta andar por las calles, perdido; pero reconozco que Nueva York es la gran mentira del mundo. Nueva York es el Senegal con máquinas». El poeta melancólico convive con el joven luminoso que descubre un nuevo mundo lleno de experiencias y libre de prejuicios. Lorca nos transporta a Nueva York a través de sus cartas, poemas y una conferencia recital donde narra su «reacción lírica con toda sinceridad y sencillez; sinceridad y sencillez dificilísimas a los intelectuales, pero fáciles al poeta».

Un Pessoa entre el desasosiego y la guía turística

«Me siento múltiple. Soy como una habitación con innumerables espejos fantásticos que distorsionan en reflejos falsos una única realidad anterior que no está en ninguno y está en todos».

El autor a veces es Bernardo Soares, otras Vicente Guedes, pero siempre pasea melancólico por Lisboa y escribe. El conjunto de papeles se acumula en un baúl, algún día, mucho tiempo después serán conocidos como El libro del desasosiego.

Fernando Pessoa escribe en inglés una guía para turistas. Lejos de ser poética es tan explícita como su título, Lo que el turista debe ver. Nunca la vera publicada.

En este mapa reunimos a los tres que son uno, para recorrer Lisboa siguiendo la ruta trazada por Pessoa y deteniéndonos, de tanto en tanto, a escuchar los susurros de la prosa poética de Soares y Guedes.

Un viaje al corazón de Vetusta siguiendo los pasos de La Regenta

«Vetusta era su pasión y su presa. Mientras los demás le tenían por sabio teólogo, filósofo y jurisconsulto, él estimaba sobre todas su ciencia de Vetusta».

Un mapa para recorrer la muy noble y leal ciudad y conocerla palmo a palmo, por dentro y por fuera, por el alma y por el cuerpo, para escudriñar todos los rincones que fueron testigo de la descarnada historia de su gran protagonista, Anita Ozores, La Regenta.

Un detallado viaje al Madrid galdosiano

Galdós y Madrid forman un tándem perfecto. El autor canario retrató como nadie la ciudad, y podemos afirmar con rotundidad que sus obras constituyen el mejor reflejo de la vida y costumbres de la época.

Gracias a este mapa literario podrá recorrer los principales rincones de Madrid descritos en sus novelas. Desde los domicilios de los personajes hasta los comercios y cafés que frecuentaban, sin olvidar los principales espectáculos y los lugares públicos más emblemáticos de la ciudad.

El viaje literario más famoso de todos los tiempos

Phileas Fogg, uno de los más distinguidos caballeros de la sociedad inglesa, recorre el mundo acompañado de su fiel mayordomo. Un trepidante viaje lleno de aventuras que los llevará desde su querido Londres a los exóticos parajes de la India o los desiertos más inhóspitos del Nuevo Continente.

El día a día de esta aventura a contrarreloj se despliega aquí para ofrecerle todos los datos de la expedición. El itinerario del viaje, los medios de transporte utilizados y un detallado seguimiento del caballero para descubrir si será capaz de alcanzar su objetivo, recorrer el mundo en tan solo 80 días.

Además, un completo repaso de los clubs y sociedades más emblemáticas del Londres de la época.

Tras los pasos de Sherlock Holmes

El más notable detective consultor del mundo habita un Londres victoriano envuelto en niebla y misterio.

El juego ha comenzado, es hora de actuar y recorrer la ciudad junto a Sherlock Holmes y su inseparable ayudante, el doctor Watson. En nuestro camino encontraremos clientes de la alta sociedad, casos imposibles, escenas del crimen y la no siempre competente Scotland Yard.

Además, las reseñas de los libros, la música y la prensa que se amontonan en el 221B de Baker Street.

El contenido de las cuatro novelas del canon holmesiano desplegado hasta el último detalle: Estudio en escarlata, El signo de los cuatro, El sabueso de los Baskerville y El valle del terror.

El Londres más refinado de principios del XIX de la mano de su mejor escritora

«Tienen que ir a la ciudad, todas las jóvenes de su condición deben conocer las costumbres y diversiones de Londres».

El complejo mundo de la Inglaterra georgiana contado por una mujer joven y sin dote, Jane Austen. Londres como paradigma de la modernidad y la diversión ante la anodina vida de la burguesía rural. Un recorrido por la ciudad que cambió la mirada de muchas jóvenes de principios del XIX y despertó sus ansías de conocimiento, libertad e independencia. El Londres más frívolo pero también el más íntimo e introspectivo. La ciudad vista por la autora que mejor reflejó la vida de las mujeres en una sociedad dirigida por hombres.

Un París lleno de barricadas y sueños de libertad

«París se ha transformado: ha nacido una nueva ciudad desconocida hasta cierto punto para el autor. No tiene necesidad de decir el cariño que profesa a París, París es la patria de su espíritu. A consecuencia de las demoliciones y reconstrucciones, el París de su juventud, el París que conserva tan vívidamente en su memoria, es ahora el París antiguo».

Es a ese París al que nos trasladamos para deambular por sus calles y plazas, perdernos en alguno de sus jardines, colarnos en sus cabarets e, incluso, formar parte de las protestas revolucionarías. El París de los ideales y las barricadas, pero también el de las alcantarillas y la miseria más devastadora. La ciudad de luces y sombras que Victor Hugo describió en una de las mejores novelas de la literatura francesa de todos los tiempos, Los Miserables.

El retrato de una ciudad de provincias a través de los ojos de una mujer adelantada a su tiempo

«Marineda, en mi niñez, era un navío en cuyos cordajes y arboladura no cesaba de engolfarse, de silbar, de rugir, la furiosa ventolera. Había sitios por donde era absolutamente imposible transitar en horas y días dados: boquetes donde el hálito de un millar de gigantes barría al incauto que en ellos se aventuraba. El mar, loco de espanto, escupía los barcos a la costa; volaban chimeneas y aun tejados enteros; hasta se cuenta que voló un procurador, quedando medio hecho tortilla».

Es a esa Marineda a la que nos conduce Emilia Pardo Bazán con sus novelas, en especial con La Tribuna. Con este mapa nos sentimos como los viajeros que llegan a la estación de Marineda al anochecer y no pueden reprimir una exclamación de entusiasmo: «Las luces del caserío señalan como inmensa hoz de oro sobre la extensión de la serena bahía, mientras el faro guiña su pupila de lumbre. Creeríase que aquella diadema de faroles de clarísimo gas ciñe la frente de una metrópoli de doscientos mil habitantes lo menos. Casi nadie omite decir que Marineda, al verla acercarse desde las ventanillas del vagón, «engaña»».

Las crónicas de Emilia Pardo Bazán como guía para conocer la ciudad y su sociedad entresiglos

«Cuando dejé por primera vez mi provincia, encontré una sociedad perturbada y agitada por los trastornos políticos: la mayor parte de la gente distinguida estaba fuera de Madrid, en el extranjero, huyendo de la Revolución triunfante y empezando a incubar la Restauración. Este mundo especial lo describió el Padre Coloma en Pequeñeces. Quedaban en la corte -que ya ni era corte-, muy pocos aristócratas adinerados, y las reuniones y bailes escaseaban. En las Embajadas, y especialmente en la francesa, se recibía: la tertulia de Pepa Calderón, carlista acérrima, lo mismo que su hijo Carlos Calderón, era un centro de muy buen tono. El Salón de la Montijo estaba próximo a cerrarse para siempre. En los salones de Superunda se hacía alfonsismo a todo trapo. Pero no había lo que se dice animación sostenida. Las turbas, una noche, rompieron a pedradas la iluminación de la casa de Superunda, encendida con motivo del vigesimoquinto aniversario de Pío IX.
Se vivía alerta, en perpetua fronda, en protesta continua, en burlona indignación».

Madrid es el escenario de los años más fructíferos de la vida de Emilia Pardo Bazán. Allí escribe la mayor parte de su producción literaria, construye una sólida relación con las instituciones académicas y practica una intensa vida social con la que teje una red de influyentes amistades del mundo político y artístico.

Madrid es su escenario, la ciudad por la que profesa auténtica fascinación y donde establece las bases de la presencia femenina en espacios hasta entonces vedados a las mujeres.

LITERATURA &

PSICOGEOGRAFÍA

El Gran Khan posee un atlas donde todas las ciudades del imperio y de los reinos circundantes se encuentran dibujadas palacio por palacio y calle por calle, con los muros, los ríos, los puentes, los puertos, los acantilados. Sabe que de los informes de Marco Polo es inútil esperar noticias de esos lugares que conoce bien: cómo en Cambaluc, capital de la China, hay tres ciudades cuadradas, una dentro de la otra, con cuatro templos cada una y cuatro puertas que se abren según las estaciones; cómo en la isla de Java se enfurece el rinoceronte cargando con su cuerno mortal; cómo se encuentran las perlas en el fondo del mar de las costas de Maabar.
Italo Calvino